martes, 1 de mayo de 2012

LA GENCIANA

Todo el mundo está de acuerdo en que la genciana debe su nombre a Gentius. Pero ¿quien era Gentius? El Dr. Leclerc afirma que era un médico de la antigüedad, pero Plinio el Viejo afirma que fue un rey de Iliria quien dio a conocer la acción bienhechora de la genciana en el siglo XI a. de C.
Sin embargo, aunque esta leyenda fuese cierta, no lo es su antigüedad, pues Gentius era el rey de Iliria (un pequeño estado balcánico) que  se alió con Perseo, rey de Macedonia para luchar contra los romanos. Vencido y conducido prisionero a Roma, se dice que fue en su cautividad cuando reveló las virtudes de esta planta.
Los egipcios ya la usaban contra los problemas estomacales, y los romanos –sea cierta o no la leyenda de Gentius– se dieron plena cuenta de sus propiedades durante la conquista de la Galia, lo cual abre la puerta a otra suposición: la de que fueran los druidas, expertos en cuestión de plantas, quienes revelasen sus propiedades.
En el siglo XIII Alberto Magno, que halló la manera de obtener su extracto, la aconsejaba contra las obstrucciones del hígado y la debilidad del estómago; y Agrícola cuenta que un viejo médico le aseguró, por su experiencia personal, que bastaba con tomar cada mañana un trozo de su raíz para llegar en perfecta salud a la más extrema vejez.



LEYENDA DE SAN LADISLAO Y LA GENCIANA

«Vulgarmente la genciana se llama la hierba del dolor; es la hierba de San Ladislao, del nombre del rey búlgaro Ladislao. Se dice que en tiempos de su reinado toda Hungría estaba asolada por una terrible pestilencia, y gracias a sus plegarias este rey obtuvo la promesa de Dios de que si lanzaba una flecha al aire, la planta que a su caída resultase cortada por ella, sería el mejor remedio contra dicha epidemia; y, según se dice, la flecha cayó sobre la genciana, con la cual todos curaron de la peste.»
Sea verdadera o falsa esta leyenda, la realidad es que hasta que no se descubrió la quinina en el siglo XVII la genciana era el remedio más empleado contra las fiebres intermitentes. Y a principios del siglo xx, el Dr. Kneipp afirmaba: «Quien disponga de un pequeño huerto debe cultivar salvia, ajenjo y genciana; así tendrá una farmacia siempre a su alcance».
Nombre botánico
Es la Gentiana Tutea, de la familia de las Gentianaceas.
Sinónimos
Genciana mayor, genciana amarilla, junciana (español); genciana, gencana, argencana (catalán); genciana, xensá (portugués); gentiane jaune, grande gentiane, quinquine du pauvre (francés); gentian (inglés); Geleber Enziam (alemán); genziana (italiano).
La planta
La familia de las gencianáceas posee cientos de especies, de las cuales unas veinte se encuentran en Europa, siendo la genciana amarilla la más apreciada.


Es un género cosmopolita que se distribuye por la regiones templadas de Asia, Europa y América. También se encuentran algunas especies en África, Australia y Nueva Zelanda.

Consisten en plantas perennes anuales o bienales. La mayoría con rosetón básico. Las flores con forma de trompeta son generalmente azules, pero puede variar a blanco, crema, amarillo o rojo. Las especies de flores azules predominan en el hemisferio norte, el rojo en los Andes, las blancas en Nueva Zelanda.
Son flores tubulares con cinco pétalos en la corola y cinco sépalos.




HAIKU

entre la lava,
una genciana blanca,
ajena a todo...

(Tokutomi Tsurukesa)
 

2 comentarios:

  1. con tus historias de flores ¡lo flipo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo de las flores me tiene enganchada y "lo flipo" también cuando me vienen historias de hace mucho y de repente, ahora me apetece contar.
      Caprichosa que es una.
      Besitos.

      Eliminar